Las salas de pintura (de barnizar), en los que los marcos pintados esperan a ser chapadas o para el recubrimiento en polvo transparente.

Las bicicletas empiezan su vida como marcos crudos y preparados especialmente para pintar. Siguientes partidas son transportadas a un robot de pintura moderno de rendimiento de pintura de 1200 marcos de bicicleta en turno. Las pinturas que usamos tienen tres propiedades muy importantes y estables: se diluen en agua, cubren los marcos con una capa muy fina y no son perjudiciales para el medio ambiente.

En este etapa se revisa muy detalladamente la calidad de la pintura de cada pieza y se pinta, así llamados, nudos de marco. En el etapa siguiente los marcos pintados se mete en el horno, con la temperatura de 175 grados de Celcio, para 50 minutos, donde luego se seca y endurece la capa de recubrimiento de pintura.